¿Invita tu homepage a la navegación y ayuda al usuario? ¿O más bien salen corriendo?

By 20 marzo, 2015 Diseño, Web

Cuando se realiza un análisis estratégico de una página web que no funciona y se estudian las estadísticas de la misma, se perciben los “rebotes” que pueden determinar qué es lo que no se está aprovechando. Un “rebote” es lo que ocurre cuando un usuario entra en una página pero no dedica tiempo a navegarla. Van directamente a otra página o cierran el navegador. Como es lógico, un número alto de “rebote” es un indicativo preocupante de que algo no funciona. En muchas de las páginas que hemos visto con este tipo de problema, los “rebotes” se dan al llegar a la página de inicio. Esto nos hace pensar que el usuario o bien no necesitaba los servicios/productos ofrecidos, o no podía averiguar qué era aquello que ofrece la página o siquiera ver porqué valía la pena averiguarlo. Y eso no puede ser bueno. Pero afortunadamente, hay cosas que se pueden hacer desde el punto de vista del diseño y del mensaje para evitar tales “rebotes”.
Consejo #1:

Indica los puntos principales de tu empresa: Quién eres. Qué haces. Para quién lo haces.

¡No intentes abarcar todos los campos! Deja claro dónde esta tu especialidad, y ponlo en la homepage. Puede parecer fácil escribir a qué se dedica tu empresa y quién es tu cliente, ¿verdad? Pero en muchas ocasiones las empresas no quieren limitar su actividad empresarial a un solo producto o servicio y termina “dándolo todo” desde el principio. Esto puede confundir o agobiar a los usuarios, además de crear la imagen de que tu empresa no termina de ser experta en nada. No dejes que eso pase si no quieres que salgan huyendo.
Consejo #2

Capta la atención de tu público objetivo y enséñales toda la información que necesitan.

Tener la información de tu web en el menú principal de la misma, no es suficiente para convencer a tus usuarios que sigan navegando. Algunos negocios pueden tener una breve descripción sobre un producto determinado, o quizás algo sobre “la tendencia actual de la industria”, o incluso una mezcla de los dos. Sea cual sea tu plato fuerte de la página de inicio, debes asegurarte de no hacerla demasiado compleja ni agobiante. Debe haber suficiente información y un gancho para que hagan el “click” sin tener que dar demasiadas vueltas. Pónselo fácil. Así, puedes marcar el camino hasta la compra final y cumplir el objetivo de negocio.
Consejo #3:

No recargues demasiado la homepage ni la hagas agobiante

Hay mucho que aprender de una página de inicio bien organizada y limpia. No hay nada más molesto que dar con una página de inicio que tenga distintos tamaños en la fuente, varias leyendas, imágenes en flash, etc. El usuario no puede verlo todo desde el principio, por lo hay que darles la información suficiente para que quieran averiguar más. Lo primordial es que el usuario sepa qué se ofrece en el sitio web y por lo menos una o dos pistas para saber dónde pinchar después.

Mar Hernández

Author Mar Hernández

More posts by Mar Hernández

Leave a Reply