El ingrediente secreto del éxito en Marketing y Publicidad

By 20 marzo, 2015 Marketing, Publicidad

Paso a describir una situación con la que nos encontramos muy a menudo:

Estamos reunidos con un nuevo cliente en un brainstorming, lanzando ideas para su campaña de marketing cuando el cliente, provocado por alguna idea, nos suelta muy convencido: “La publicidad no funciona para mi producto. Hemos intentando hacer alguna campaña, pero hemos visto que no nos funciona por…”.

Asiento con la cabeza y le dejo terminar antes de preguntar qué planes intentaron implementar.

“Dime, ¿qué hicistéis? ¿cómo os promocionasteis? ¿cuál fue la estrategia? Cuéntame cada paso de la campaña”

“Bueno, nos llamaron de X (véase empresa, medio de comunicación o agencia X) con una gran oferta para anunciar nuestro producto. Dedicamos un montón de tiempo al diseño y lo lanzamos, para luego ver que no pasaba nada. No creo que hayamos conseguido un solo cliente…”.

He escuchado esto tantas veces que he perdido la cuenta. Le respondo con una pregunta: “¿Cuánto duró la campaña de publicidad?”

La respuesta suele estar entre poco, algo y un par de meses. Sea cual sea la cantidad de tiempo, siempre le añaden la coletilla de “no estaba funcionando, así que la paramos en seco. ¿Por qué tirar dinero si no funcionaba?.

Como es normal, su instinto tiene todo el sentido del mundo. “Lo hemos intentado”, o “no está funcionando”, o “no es lo nuestro”. En realidad hay muchas normas de marketing que van contra el sentido de la lógica, y hay uno en particular que los pequeños negocios pasan por alto: el poder de la publicidad frecuente. En muchas ocasiones no es la publicidad, la oferta o el mensaje en sí que está fallando, sino la frecuencia a la que el cliente está expuesto al mensaje.

Si no funcionase, ¿por qué pondrían su anuncio los talleres en los autobuses?

Y la verdad es que el taller, igual que las pizzerías que hacen publicidad todo el día, o aquella consultoría que te manda su newsletter religiosamente cada mes, ha aprendido que la frecuencia es un ingrediente vital para adquirir nuevos clientes.

La frecuencia con la que lances tu mensaje es tan importante como el diseño, el concepto y la divulgación al planificar cualquier estrategia de marketing.

Entender la frecuencia y la necesidad de exponer tu mensaje repetidas veces puede usarse en varios aspectos de tu estrategia, además de la publicidad.

La elección de un servicio nuevo es como hacer amigos. Es raro conocer a alguien una sola vez y decidir hacer una amistad. Puede suceder, pero es más común encontrarse con la misma persona en distintas ocasiones, lo que te lleva a decidir darle una oportunidad a esa persona. Hacemos lo mismo con los productos y servicios que compramos.

La familiaridad y las preferencias siempre van de la mano del tiempo. Ten en cuenta la frecuencia y elige cómo encajaría con tu estrategia de marketing. Verás el cambio en tus resultados finales.

Te aseguro que aquellas empresas que han descartado la publicidad hubiesen tenido resultados muy diferentes si hubiesen apostado por un plan de publicidad completo, y posiblemente diversos medios, en vez de aferrarse a una o dos campañas de publicidad.

Irene G

Author Irene G

More posts by Irene G

Leave a Reply